Triste Laberinto

En el laberinto del desamor el desapareció.
El corazón dice: No hay disculpa, no hay razón,
Cuando en un tonto instante  se aniquila el amor.
¡Ay! Corazón y tú lates al ritmo de un triste son.
Pero  sigues en el baile de bohemio y trovador.
No hay razón de inquietarse, ni una disculpa te dio,
Aquel ingrato insensible que gimiendo  te  dejó.
Y para que hablar mas de el que ni a mirarte  voltio.
Solo fue por un segundo que destrozado quedaste;
Hoy tú sigues caminando  por las vías del perdón.
El fue otro en la lista que mato eso llamado amor;
Y tú eres un gran tonto que espera otro hipócrita ladrón.
¡Ay!  Corazón yo quisiera darte siempre la razón,
Pero hasta este instante cada amor tú has perdido.
Y, es que aunque tú nunca lo aceptes, los amores matan.
Sé que regalaste un  trozo a cada amor que se ha ido.
Si no vivieras en mi pecho poco a mi me importaría,
Pero por triste desgracia tú a mi me mantienes viva.
¡Ay! Corazón atrevido desiste ya de tanto deambular,
Que en el mismo laberinto el amor siempre se va.

©Copyright,  October 2012

Advertisements

About B. Meza

Writing is liberating.
This entry was posted in Poesía and tagged , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s